Un laboratorio chileno crea la primera tecnología en el mundo que convierte los neumáticos en baterías

Baterías a partir de neumáticos

Sólo en Chile se generan anualmente 140.000 toneladas de neumáticos usados, lo que los convierte en uno de los materiales más contaminantes. Hoy, gracias a una innovación, se puede convertir en una batería por primera vez en el mundo.

Según un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el 28% de todos los contaminantes de los océanos proceden de los neumáticos usados. «Si no se reciclan, los neumáticos pueden tardar hasta 500 años en descomponerse. Durante este tiempo, se produce una contaminación química del aire, el suelo y el agua, que es muy perjudicial para la salud de nuestro planeta», explica Darío Andreani, fundador de Sustrendlab.

Esta situación llevó al laboratorio a buscar alternativas que pudieran dar una solución concreta al problema. «Una gran parte de los neumáticos usados se procesa en una planta de pirólisis en la que se producen tres subproductos: aceites, acero y hollín. Este último componente representa el 15% de la sustitución y se considera un residuo», añade Andreani, que también señala que «podemos utilizar el carbón negro para producir grafito y sintetizar baterías de litio».

Esta innovación, financiada por el Ministerio de Innovación a través del fondo Start Up Ciencia, convierte a Chile en el único lugar del mundo donde se pueden producir baterías de litio a partir del caucho, creando capacidades y conocimientos que Chile no tenía y contribuyendo a mejorar la economía circular del caucho.

«La tecnología propuesta, que permite reciclar un residuo muy contaminante, es el único método en el mundo que permite convertir una rueda de vehículo en grafito, y por tanto participar en la economía circular», añade Andreani.

El futuro del proyecto

Actualmente se está planeando invertir a principios de 2022 en la construcción de la primera planta piloto para la producción a gran escala de T-Phite, o grafito de neumático, y establecer asociaciones comerciales con fabricantes de baterías de iones de litio.

«Después de esta primera validación tecnológica y comercial, pretendemos lanzar nuevas rondas de inversión que nos permitan convertir la tecnología en una planta industrial, empezar a empaquetar y transferir la tecnología a otros países, y también mostrar lo que significa ‘construir una fábrica de baterías de iones de litio en Chile'», dijo Germán Brito, cofundador del proyecto.

Por último, la situación actual del país ha hecho que esta iniciativa cobre impulso gracias a la ley REP: «Hoy se dan las condiciones para pasar a una economía circular de los neumáticos usados. Vemos que el mercado se está adaptando bien a los retos del futuro y queremos desempeñar un papel destacado en este proceso para desarrollar soluciones», concluye Brito.

Esta iniciativa no sólo ha revolucionado Chile, sino que también ha atraído la atención de las principales instituciones de reciclaje de caucho de México y Alemania.

En pocas palabras, el sistema consiste en procesar los neumáticos en plantas de pirólisis, produciendo carbón negro como subproducto, que se reutiliza para producir grafito, evitando así la acumulación de residuos, y luego se convierte en baterías de iones de litio. Los inventores esperan utilizar este prototipo para suministrar baterías a patinetes, bicicletas y coches eléctricos, y atraer a otras industrias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí