Esto pasa si te equivocas y echas diesel a un motor a gasolina

¿Lo imaginas? ¿Te llegó a pasar? Nada bueno sucederá si por error le pones diésel en vez de gasolina a tu auto. Aunque también dependerá de algunos factores.

Años atrás, el diámetro del tanque de combustible era similar en todos los tipos de auto. Por si eso no fuera suficiente, las mangueras de gasolina y diésel eran parecidas. Ahora la confusión es más complicada.

La combustión es la clave. Los autos de gasolina funcionan con motores que tienen una combinación de aire y combustible líquido que se mezcla dentro del coche y se dirige a un bloque de cilindros. En este punto es dónde la combinación de aire y combustible es comprimida por los pistones.

Lo que sucede inmediatamente es que una chispa enciende la sustancia en una rápida combustión. El resultado es un gas que empuja en dirección contraria los pistones, los fuerza hacia abajo y genera la energía que se necesita para mantener el vehículo en movimiento mientras conducimos.

El diésel no se mezcla fácilmente con el aire a menos que existan unas condiciones particulares. A diferencia de la gasolina que puede evaporarse a temperatura ambiente, el diésel debe recibir un intenso calor para mantenerse activo.

Hay que entender que el funcionamiento de un motor de diésel pasa por rociar el combustible en un cilindro en el que ya hay aire comprimido a altísimas temperaturas, lo que logra que el mismo diésel se queme de manera espontánea.

Es por esa razón que un motor de gasolina no puede dar al diésel la temperatura necesaria para quemar y por tanto para evaporarse de manera adecuada, incapacitándolo para el encendido al soltar la chispa. Para que te quede claro, lo que tendrás es un auto inútil si tu auto es de gasolina y le echaste diésel.

Pero eso no será lo peor. Como el vehículo es incapaz de procesar el diésel, éste tiene que ser removido de manera manual en un procedimiento que no suele ser barato.

Súmale a eso que tendrás que pagar el remolque del vehículo y contratar un mecánico. Y según la cantidad de combustible diésel en el tanque, el experto tendrá que sacar todo el combustible del sistema, de los inyectores y tubos por lo que pudiera haber circulado. El error te saldrá muy, muy caro.

No acaba ahí la cosa, si tu vehículo es un modelo viejo y tiene algún tipo de carburador, puede ser más grave tu problema porque este podría terminar dañado y habrá que reemplazarlo.

Afortunadamente, hoy en día es un error con menos posibilidades de ocurrir porque las estaciones de servicio han modificado las boquillas de las mangueras de diésel, que ahora son más anchas lo que imposibilita encajarlas en un tanque de gasolina.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir