Coches de GLP… ¿Valen realmente la pena?

Coche de GLP

Los coches de GLP, que funcionan tanto con gas licuado del petróleo (GLP) o gasolina tienen muchos beneficios, como el bajo precio del GLP o la gran autonomía que aportan el depósito de gasolina más el de GLP. Son una alternativa muy funcional al coche diésel.

Parece más sensato usar el coche en modo GLP en el día a día y en la ciudad, donde los consumos por kilómetro son mayores, para aprovechar el menor precio del combustible, dejando la gasolina para ganar autonomía en los viajes y en autopista. La mayor contrapartida es que es necesario tener un punto de recarga de GLP cercano al área de conducción más habitual. La mayoría tiene depósitos de gas para unos 400 km, así que acabas yendo mucho a repostar si sólo quieres usar gas.

Como está más enfocado hacia las flotas de empresas e instituciones, los coches que las marcas ofrecen con GLP suelen ser básicos de equipamiento. No aconsejamos la conversión a GLP de un coche normal, a no ser que se hagan muchísimos kilómetros al año, porque se tardan muchos kilómetros en amortizar los aproximadamente 2.000 euros de precio de la instalación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí