A principios de 2016, la marca de autos francesa Bugatti sacó al mercado el Bugatti Chiron, su nueva “bestia”. La potencia del automóvil cuenta con más de 1500 caballos de fuerza, y su motor de 16 cilindros (W16) alcanza los 420 kilómetros por hora. El proceso de manufactura y ensamblaje es tan preciso como esperarías que fuera.

La compañía Bugatti, como parte del equipo Volkswagen, publicó datos e imágenes sobre el proceso de manufactura y ensamblaje de la bestia Chiron, dejando claro el minucioso e impecable trabajo que lleva construir cada auto. La compañía declara que las instalaciones son tan seguras y limpias que “podrías comer caviar desde el piso”.

Para procesar un Chiron, se necesitan ensamblar alrededor de 1.800 partes individuales.

Los espacios de Bugatti comprenden más de 1.000 metros cuadrados y el proceso de ensamblaje no cuenta con robots automatizados.  La fábrica se divide en 12 estaciones, donde los diferentes grupos de trabajadores procesan las piezas “como si fuera un equipo de la parada de boxes en la Fórmula 1”.

El motor de 16 cilindros de cada Chiron pesa aproximadamente 620 kilogramos. Para comprobar su fuerza y asegurarse de haber colocado el dinamómetro más potente del mundo, Bugatti presume poniendo en marcha el motor del vehículo para dar energía a la fábrica con los más de 1200 amperios de alimentación que genera.

Un total de 52 personas trabajan en el proyecto Chiron, 20 en la cadena manual de montaje y 32 en los departamentos de logística y calidad. Tardan medio año en tener listo un ejemplar que luego, para probarlo, ponen a una velocidad de 250 Km/h en Alemania por la famosa Autobahn.

Cuesta nada y nada menos que $3.000.000, y si los tienes, date prisa porque solo pondrán a la venta 70 ejemplares cada año. Sin duda, hay pocas cosas tan exclusivas como un Chiron.

Más imágenes del proceso de ensamblaje del Bugatti Chiron:

¡Compártelo en tus Redes!