Algunos dirán que el tamaño del Universo es imposible de medir, y el debate sobre si es infinito o no está muy lejos de dar con respuestas creíbles. Sin embargo, hay una cosa que tanto los científicos modernos como los antiguos filósofos parecen considerar como infinito, concretamente la estupidez humana.

Supongo que no hay ni un solo rally de motocicletas sin que alguno de los dueños rompa su moto de una forma muy tonta. Personalmente, he visto motores siendo destrozados después de haber sido revolucionados exageradamente y por mucho tiempo. También hay quienes destrozan sus embragues después de abusar de ellos en terrenos abruptos o motos mutiladas en accidentes por ser pilotadas por borrachos y un largo etcétera.

En el vídeo de abajo podrás ver a un chico que decidió presumir delante de sus amigos revolucionando el motor de su moto hasta el punto de que el tubo de escape empezó a emitir un resplandor rojo anaranjado.

Todo tiene muy buena pinta al principio, y aunque calentar el tubo de escape hasta que empieza a brillar intensamente no provoque daños críticos a los colectores y el silenciador (si luego se deja enfriar), el calor generado por los colectores puede fundir varias piezas.

Hay que tener en cuenta que cuando la moto está en movimiento, el calor es desviado por la corriente de aire. Además, es difícil creer que los colectores de esta moto se vuelven tan calientes incluso cuando la moto va a la velocidad máxima por demasiado tiempo, porque la refrigeración por aire evitaría esto.

Sin embargo, cuando la moto está parada, las cosas son muy diferentes, y el calor se irradia a las piezas circundantes, provocando justo lo que se puede ver en el vídeo. El calor que se acumula por encima de los colectores hace que todo el motor sea propenso a fallar y a prender fuego.

Así que si tienes una moto no presumas delante de tus amigos haciendo estupideces como esta, porque las cosas podrían acabar muy mal para tu moto, e incluso tú podrías salir lesionado.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir