Si se acerca el momento de la compra, porque has decidido cambiar tu vehículo o simplemente quieres un auto más. Es importante que estés preparado. Comprar un auto no es algo que debas tomar a la ligera. No se trata de ir al concesionario sin información a ver qué te ofrecen. Debes estar preparado para que tu compra sea realmente efectiva y sientas la satisfacción de haber escogido correctamente.

Lo primero que debes saber es qué auto quieres y cómo lo vas a pagar. Esta es una información en la que debes pensar con anticipación, para que no termines lamentándote por la adquisición después de concretada la compra o para que no quedes guindado con cuotas que no te convienen. Debes saber que los vendedores en los concesionarios están interesados en que sueltes un buen cheque, pues de eso dependen sus comisiones, por lo tanto debes ir preparado para no caer en la presión de escoger aquello que le conviene al vendedor.

Así que lo segundo es que debes identificar cuáles son las temporadas en las que el concesionario está más necesitado de vender vehículos. Más que la temporada las fechas. Como por ejemplo, sabemos que al final de cada mes, le urge al concesionario aumentar sus márgenes de ventas. Esto se debe a que pasado el mes, necesitan acercarse a las cuotas de ventas establecidas por el fabricante, de manera que están interesados en cumplir las metas para poder adquirir los bonos, el concesionario podría decidir vender algunos vehículos a costos más bajos para poder incrementar las ganancias. ¡Aprovecha esos momentos! Lo más lógico es que esas decisiones las tomen al final de cada mes. Así que puedes probar visitando varios concesionarios para ver cuál ofrece menores costos a raíz de tales condiciones.

Lo tercero que debes saber es que el vendedor lejos de ser tu amigo es un empleado interesado en incrementar sus comisiones. Siempre intentará que compres el auto más costoso. La naturaleza de su negocio lo ubicará siempre en el lado opuesto al tuyo. Así que por más carismático que parezca, su interés no es que te lleves lo que a ti te gusta, sino lo que a él le conviene.

Toma en cuenta estos tres aspectos y verás cómo podrás hacer una compra a tu gusto y en buenas condiciones para ganar.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir