A la hora de hablar sobre vehículos todoterreno, los más entusiastas siempre mencionarán los ya famosos Jeep Wrangler y Land Rover Defender. En un mundo donde los 4×4 se ven eclipsados por la creciente popularidad de los Crossover, estos clásicos siguen manteniéndose fuertes en su segmento.

Tras 33 años en producción, Land Rover dejó de fabricar el Defender el pasado enero. Es una gran pérdida teniendo en cuenta que el Defender está relacionado con el Land Rover original lanzado en 1948. En cuanto al Jeep Wrangler, la compañía aparentemente dejará de producirlo en el año 2017.

¿Qué hay de malo en esto? Para comenzar, la próxima generación del Defender parece que será un poco menos “hardcore” o utilitaria como el Defender que todos conocemos. Para hacer las cosas aún más intrigantes para los entusiastas, Land Rover posicionará el próximo Defender entre las series Discovery y Range Rover. En pocas palabras, la próxima generación de este modelo será más blanda.

Por otro lado, el modelo del 2018 de Jeep Wrangler empleará parte de aluminio, como en el capó, las puertas o la parte trasera. El detalle que más nos preocupa es que el Wrangler JL será ofrecido con un tren motriz híbrido, probablemente inspirado en el Chrysler Pacifica. A pesar de perder peso y de consumir menos combustible, parece que el próximo modelo no vendrá con ejes y una construcción tan sólida como ahora.

Dicho esto, está claro que los actuales Wrangler y Defender son los últimos de su especie. La pregunta que queda ahora es ¿cuál de los dos es mejor en materia de confort, espacio trasero, ergonomía, capacidad todoterreno y facilidad de conducción?

Los expertos de 4xOverland han decidido ponerlos a prueba, y la respuesta es bastante sorprendente. Descúbrela en el siguiente vídeo:

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir