Un sistema de carga inalámbrica fue presentado en los Estados Unidos con el potencial de superar a los cargadores rápidos de enchufe para coches eléctricos.

El sistema de carga inalámbrica de 20kW, que ya es 3 veces más rápido que algunas alternativas de enchufe, fue desarrollado en los últimos tres años por el Laboratorio Nacional de Oak Ridge (ORNL, por sus siglas en inglés) en colaboración con Toyota, Cisco Systems, la Universidad de Clemson y Evatran.

Este sistema fue demostrado con un Toyota RAV4 equipado con una batería adicional de 10kWh: la energía era transferida desde una placa emisora del suelo a una placa receptora que había bajo la parte frontal del coche, desde la cual pasaba directamente a la batería.

El ORNL dijo que su próximo objetivo, aparte de la habilidad del sistema de cargar un vehículo en movimiento, es de producir hasta 50 kW, lo que igualaría la cantidad de energía con la que cuentan algunas estaciones de carga de alta velocidad por enchufe.

Según el ORNL, la carga inalámbrica de los vehículos eléctricos en movimiento es algo que está siendo desarrollado con un enfoque en los vehículos comerciales en lugar de los coches particulares.

Los autobuses eléctricos, que recorren rutas diarias y paran a determinados intervalos, se beneficiarían más de los sistemas de carga inalámbrica integrados en la carretera, permitiéndoles recargar las baterías en movimiento o al estar en las paradas.

El coste de implementar este sistema es un inconveniente para su uso generalizado, ya que podría alcanzar los 2 millones de dólares para integrarlo en cada tramo de 1 milla en las carreteras. De todos modos, aún se encuentra a varios años de distancia hasta su implementación.

En la actualidad, la estación de carga más rápida para un coche eléctrico es la Tesla Supercharger, que es capaz de entregar hasta 120 kW y un 80% de carga en 30 minutos, mientras que los cargadores más lentos de 3kW tardan entre 6 y 8 horas para recargar completamente la batería.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir