Una de las mayores desventajas de ir en moto es que las cosas pueden ir muy mal a veces, incluso para los pilotos más experimentados. El vídeo de abajo tiene un gran poder educativo, ya que muestra cómo las carreteras pueden ser peligrosas a veces, y también cuenta la historia de cómo puede uno evitar poner en riesgo su vida.

Lamentablemente, no hacen falta circunstancias demasiado negativas para tener un accidente mientras se va en moto, pues este vídeo es la explicación clara. Incluso en condiciones que parecen normales y sin ningún peligro aparente, un motorista nunca debería bajar la guardia.

Lo que parece ser un paseo casual por la ciudad a una velocidad relativamente segura, se convirtió en una situación potencialmente mortal para el protagonista del vídeo.

Las líneas de alquitrán negro que hay en el camino pueden ser una verdadera pesadilla para los motoristas. Los neumáticos de la moto a veces pueden perder fuerza de agarre al pasar sobre estas líneas, y cuando un neumático pierde adherencia, la colisión está casi asegurada.

Lo peor de estos accidentes es que parecen ocurrir de la nada, sin previo aviso, y esto se aplica a todos los motoristas. Si eres el tipo que suele acercarse demasiado a los otros coches mientras vas en tu moto y te ocurre una situación similar, corres el riesgo de chocar con los otros vehículos.

El motorista de este vídeo tuvo suerte para contar la historia. Esperemos que haya aprendido la lección sobre la llamada “serpiente negra”, y aconseje a otros motoristas a mantenerse alejados de dichas líneas negras de alquitrán que suele haber sobre la carretera.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir